PicsArt_12-24-11.19.28

LLegan las Fiestas Navideñas, fechas donde el amigo invisible, en grupos de amigos, compañeros e incluso entre familiares, forma parte de ellas.

Hay muchísimas modalidades…con límite máximo para gastar (porque hay gente muy desprendida que regala sin mirarlo), con límite mínimo para gastar (porque hay gente que no disfruta comprando en Navidad…y nos juntamos con 5 abridores)…los hay libre de límites, donde hay que que tener mucha suerte con quien le ha tocado que te regale…jajaja)..en fin, hay tantas modalidades como grupos se reúnen.

Otros años, os hemos propuesto posibles regalos relacionados con el vino…pero este año cambiamos de estrategia.

Hoy queremos proponeros el amigo invisible que mas gusta al equipo de Miss Catas: El “Ami-vino Invisible”.

Esta es una modalidad que permitirá a los participantes a disfrutar en buena compañía no sólo en el momento de recibir el regalo si no cuando toca disfrutarlo.

Es fácil, e igual de divertido que los tradicionales…así que… ¡ahí va!

Consiste, como su nombre ya nos adelanta, en regalar vino. Fácil y sencillo.

El sorteo de a quien te toca, no cambia, es un clásico.

Cada participante debe comprar una sola botella de vino, y debe elegir pensando en a quién le regala, por supuesto, pero no buscando lo que más le gusta o lo que ya conoce, si no pensando en “que podría gustarle de los que tu conoces”. La finalidad de la elección es dar la oportunidad de que la persona a la que regalas un vino que no conozca, pero que pueda encajarle. Así todos los participantes podrán descubrir un vino nuevo.

Os aseguro, que es muy especial recibir como regalo una botella de vino. Quien selecciona para ti una botella de vino, hace algo muy especial;  piensa en ti, en los momentos que has vivido con ella, en los momentos especiales que quiere que vivas, en sorprenderte, en que disfrutes, en que compartas momentos…

Para el Ami-vino invisible, si el grupo es de amigos o familiares que suelen reunirse de vez en cuando, la forma de realizarlo cambia. No se hará sorteo para regalar a una persona concreta. Cuando los participantes compran, comprarán pensando en el grupo, en un vino que sorprenda y pueda gustar a todos…porque la idea es que cada uno vaya descubriendo su vino, contando por qué lo ha elegido para el grupo. y después…ya os imagináis, no?? Sólo faltará elegir un día para volver a quedar y volver a disfrutar de la mejor compañía.

Bueno…también quedaría elegir con que maridarlo…

Como sucede con el Amigo Invisible, aquí podemos añadir las variantes que el grupo quiera, como por ejemplo sortear también el tipo de vino, o la zona de elaboración, los precios máximos y mínimos…etc…

Os deseo a todos una muy Feliz Navidad, y que tomar un vino siga siendo la gran excusa para volver a ver a esas personas de las que a lo largo del año disfrutas menos.

Bebe la vida, vive el vino.

 

LEAVE A REPLY